Existen casi tantas formas de viajar como viajeros, y el transporte empleado para desplazarnos cambia sustancialmente la forma de vivir el destino, constituyendo muchas veces -el propio medio-  un tipo de viaje, además de toda una experiencia. Un ejemplo muy claro de lo que te contamos son los cruceros.

¿Alguna vez te planteaste hacer Cruceros?. Como te decimos, el solo hecho de subir a un barco de descomunales dimensiones, disfrutar de un verdadero “hotel flotante” que te lleve hasta varios países mientras te relajas, compras, haces deporte, cenas con el capitán o te marcas un buen baile ya deja en un lugar preferente al propio medio de transporte, si bien a este se une la ventaja de que te brindará la oportunidad de bajar a tierra a conocer destinos exóticos y que quizá no podrías plantearte en un solo recorrido. En cambio, gracias a las rutas perfectamente combinadas, unidas a los atractivos precios que actualmente podemos encontrar por la red, te puedes hacer todo un experto en cruceros última hora sin haber dejado temblando tu tarjeta de crédito al finalizar el año.

Es, precisamente, el crucero un viaje peculiar que tiene sus propias “normas” y que no siempre se conocen, sobre todo si no te has embarcado nunca, de ahí que te ayudemos un poco en conocer cuales son y como salir airoso de las situaciones particulares que se dan dentro de un viaje de estas características.

Aspectos a tener en cuenta al hacer un crucero

»Documentación. Viajar en crucero no difiere de hacerlo, por ejemplo, en avión. En este punto tendrás que atender la particularidad del país o países para preparar el pasaporte, visado, D.N.I o lo que necesites en función del destino que vayas a visitar.

»Ropa en un crucero. También dependerá de la época y, por supuesto, el destino. Elijas ropa de verano o algo de abrigo no olvides que esta ha de ser cómoda, siempre. La excepción la marcan el traje de etiqueta y el vestido de noche para la cena de gala con el capitán del navío.

»Servicios incluidos dentro del barco.  Si has contratado un T.I. (Cruceros todo incluido) tendrás cubiertas todas las comidas y bebidas (*) durante toda la travesía. Lo que tendrás que abonar por separado serán los servicios de peluquería, por ejemplo, los del Spa, las compras en las tiendas del barco, las excursiones al exterior o las propinas.

» Propinas. Llamadas comúnmente “tasas de servicio”, son una deferencia al personal que nos ha atendido durante nuestro viaje. La atención que nos brindan es exquisita, y buena parte de su sueldo se basa en este tipo de aportaciones. Si bien no es obligatoria, supone un compromiso adquirido que casi siempre se materializa. Quedarás tan contento/a con todo que no te importará hacer una previsión para ese gasto extraordinario.

» Formas de pago. Dentro del barco podrás pagar con las tarjetas de crédito de mayor aceptación mundial, así que llevar un poco de dinero en metálico solo será necesario para los pequeños gastos.

» Hora de embarque. Cuando tengas que subir al barco por primera vez tendrás que presentarte a cubierta como mínimo con dos horas de antelación. Si precisas de conexión aérea y si por un casual sufres un retraso, deberás avisar a través de tu agencia para que puedan esperarte, de lo contrario zarparán sin ti. Para embarcar después de las excursiones deberás consultar con los asistentes la hora límite en la que debes estar de regreso para no quedarte en tierra.

(*) Algunas bebidas están excluidas. Además, el servicio de T.I. suele acabar a una determinada hora del día (23:00 o 00:00 horas), y a partir de ese momento tendrás que abonar cualquier consumición. Estos detalles deberás conocerlos a través de la agencia mediante la cual reserves tu crucero.

Más sugerencias para recorrer España en los siguientes links:

- Conociendo Córdoba

- El aeropuerto de Barajas presenta sus nuevas azafatas virtuales

- Las mejores playas de España

Etiquetas: