Situada en la costa de Castellón, Peñíscola (hoteles en Peñíscola) es uno de los lugares más encantadores del Mediterráneo. El castillo del Papa Luna, rodeado de un entramado de calles y murallas, preside un pueblo que aumenta considerablemente su población durante el verano gracias al turismo. Pero no solo la época estival es buena para conocer Peñíscola. A partir del mes de abril, cuando el buen tiempo llega y el sol empieza a calentar, cualquier momento es bueno para visitar este precioso enclave del Mediterráneo.

Su principal atractivo es el antes nombrado castillo de Papa Luna (también llamado Castillo Templario-Pontificio), que data de principios del siglo XIV(1307). Las murallas del castillo, el puerto, el museo de la mar y la iglesia de Santa María de Peñíscola, situada dentro del casco antiguo, también constituyen una visita obligada para el visitante.

Desde lo alto del castillo las vistas son preciosas. El azul del Mediterráneo, Benicarló (situado a escasos kilómetros de Peñíscola) y la línea de hoteles que bordean la playa se pueden contemplar desde un edificio que recibe más de trescientas mil visitas al año. Pero Peñíscola no es solo historia y playa. El pueblo castellonense también ofrece numerosas actividades deportivas y acuáticas.

Peñíscola presenta una amplia y variada oferta de alojamiento. Los hostales situados en el caso histórico con ideales para una escapada de fin de semana mientras que los hoteles enclavados en primera línea de playa suelen ser más útiles en periodos más largos. Cualquier momento -especialmente ahora que llega la Semana Santa- es idóneo para visitar Peñíscola.

Además, también puedes hacer una escapada a Mallorca, lugar donde podrás hospedarte en algunos hoteles en Palma de Mallorca, los cuales te sorprenderán.

Foto: Flickr Miguel Allué

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,