Segovia puede que sea junto a Toledo la capital de provincia que se encuentra más cerca y mejor comunicada con Madrid. Por carretera, ambas ciudades están separadas por unos ochenta kilómetros, una hora más o menos. El viaje no se hace nada pesado ya que vas bordeando la sierra norte de Madrid (ver hoteles en Madrid). Además, cuando quedan pocos kilómetros para llegar se puede observar desde lejos algunos de sus principales monumentos arquitectónicos. Para quien no lo sepa y se lo haya preguntado alguna vez, esto es así porque Segovia es una de las pocas ciudades españolas que posee servidumbre de vista. Esto es, en resumidas cuentas que tiene que ser respetada y se tiene que poder divisar desde la distancia.

Pero si no quieres coger el coche, con la implantación del AVE, su comunicación ha mejorado ostensiblemente, y en menos de media hora te plantas en la provincia castellano leonesa. Y es que da igual de que forma, pero sin duda alguna merece la pena pasar un día en Segovia.

Así, os propongo un pequeño recorrido por esta ciudad, con el cual podréis disfrutar de un agradable día por las calles segovianas, disfrutando de algunos de sus principales monumentos arquitectónicos.

acueducto_segovia.jpg

Nada más llegar al centro de la ciudad quedaréis alucinados con el increíble acueducto romano. Sin duda alguna el más bello de toda España y puede que uno de los mejores conservados del mundo. Es, sin lugar a dudas, el buque insignia de la ciudad, y el único lugar que no te puedes perder si vas a Segovia.

Una vez te hayas deleitado con el acueducto puedes seguir caminado por las calles de Segovia, muy comerciales y parar en alguna de sus tiendas a comprar algún pequeño souvenir para la familia, hasta llegar a la Catedral. Está construida en el punto más alto de la ciudad por lo que se puede ver desde varios puntos de la misma. Ésta situada en una bonita plaza en la que te puedes sentar tranquilamente a admirarla.

Llegado este momento, es la hora de reponer fuerzas y llevarse algo a la boca. Si por algo es conocida Segovia, aparte de por lo monumentos que estamos mencionando, es por su cochinillo. Así que los amantes del buen comer están de enhorabuena, porque van a poder disfrutar de una grata comida en esta ciudad.

Y por último en este pequeño recorrido por Segovia no nos podíamos olvidar de su Alcázar. Rodeado de unos jardines y unas vistas impresionantes. Desde sus miradores se puede observar la belleza de toda la provincia. Si no hay mucha cola os recomiendo que compréis unas entradas y paséis dentro, porque si lo de fuera es bonito, lo de dentro lo es más si cabe.

alcazarsegovia.jpg

Para mí, estas son las tres paradas obligatorias que se deben hacer si se va a Segovia, pero la ciudad no acaba ahí ni mucho menos, hay otros lugares con el mismo encanto que estos. Además, si disponéis de más tiempo que unas cuantas horas de un día, os recomiendo que además de la ciudad visitéis los pueblos de alrededor, porque tiene algunos casi tan conocidos y con el mismo encanto que la ciudad. La Granja Y Río Frío, con sus respectivos palacios son buen ejemplo de ello.

Mas información: Pueblos de Segovia| Restaurantes de Segovia

Etiquetas: , , , , , ,