Este municipio de Madrid es muy conocido, y muy visitado, más por los habitantes de la capital que por turistas extranjeros. Sin embargo, posee diversos atractivos turísticos que hacen de este sitio uno de los mejores para pasar el día en un ambiente que fluye entre la gran ciudad y rincón natural. Así que si quieres saber más sobre este lugar y qué es lo que puedes ver aquí, no te detengas y sigue leyendo, pues esto promete ser muy interesante.

Los madrileños, en cuestión de visitas express, eligen este tipo de municipios para hacer excursiones, visitar amigos que viven en la zona, y pasar el día en general. Sin embargo, no es un destino turístico como tal. Puede que de vez en cuando, en busca de la desconexión de la gran ciudad, se haga alguna escapada algún fin de semana, a algún rincón de este lugar, pero como también forma parte de la capital, a pesar de no ser una gran ciudad, la comparación es inevitable.

Urbe y naturaleza al alcance de todos

He aquí el dilema: si se parece tanto a la ciudad, ¿por qué no alojarse aquí cuando se está de visita por la capital? Bien, esto responde normalmente a cuestiones de transporte. A pesar de tener algunos puntos de turismo que pueden resultar muy interesantes, lo cierto es que no son suficientes para atraer a turistas extranjeros. Puede resultar algo más barato, sí, pero no suele salir demasiado rentable, si después tienes que hacer numerosas visitas al centro de Madrid para ver los diferentes monumentos.

Esto explica por qué la mayor parte de los turistas suelen ser madrileños, que visitan a amigos que viven en la zona, o que deciden hacer alguna excursión dominical. Y lo cierto es que, al ser un núcleo urbano, todo se reduce a un par de puntos turísticos, pues los urbanitas, en cuestiones de escapadas express prefieren un lugar perdido en medio de la naturaleza que una miniciudad.

Aún así, en este lugar, puedes alojarte si quieres hacer alguna excursión por la Sierra de Guadarrama, ya que está a pocos kilómetros de aquí. Es ideal para las personas que necesitan descansar del ritmo de vida de la gran ciudad, pero de forma pausada, y todavía necesitan algunas comodidades propias de las ciudades.

Además, en este municipio puedes ver, por ejemplo, el monumento del que proviene su nombre, la Torre de los Lodones, que no es más ni menos que una atalaya o una almenara que fue construida por los musulmanes para vigilar. Fue erigida entre el siglo IX y el XI, por lo que es bastante antigua. Eso sí, como está situado en el alto de un cerro, para ir a visitarlo debes llevar calzado cómodo. Como es propiedad del Ayuntamiento actualmente, el libre acceso y las visitas están permitidas.

Otro lugar que no te puedes perder de este pequeño rincón de Madrid es el Palacio del Canto del Pico. Bajo este nombre curioso se esconde un verdadero caserío, construido a principios del siglo pasado, pero que tiene una arquitectura de lo más majestuosa y singular. Recomendamos encarecidamente la visita a este lugar, puesto que forma parte de la Lista roja de patrimonio en peligro, debida una conservación un tanto regular.

La visión de esta mansión en un paisaje que varía entre el gris de las rocas y el verde de algunas formaciones naturales como arbustos o pequeñas plantas, hacen que se produzca un contraste de lo más extraordinario. Además, está situado en el punto más alto de Torrelodones, en un monte que ya forma parte de la Sierra de Guadarrama. Está considerado un Bien de interés Cultural, sin embargo, todavía hay diversas instituciones que están luchando por la renovación y restauración de este lugar, que merece ser más visitado.

embedded by Embedded Video

YouTube Direkt

Para saber más cosas de otros lugares de España:

  • Medina del Campo
  • Conocer Laredo
  • Otro punto de vista de Madrid
  • Escapada express a Salamanca
  • Fuente de imágenes: excusatio, historia-s

    Etiquetas: , ,