Existen millares de restaurantes en la provincia de Barcelona, que por su simplicidad no aparecen en la guías y que merecen ser nombrados. Y es por eso que es uno viajes culinarios más interesantes.

Por un lado ecnontramos las Masías,  antiguas fincas de campesinos restauradas, que ofrecen una cocina muy sencilla, con una materia prima excelente y que representan la cocina típica de los campesinos catalanes “payeses”.  Las agencias de viajes suelen organizar partidas interesantes.

masia

Ipequeño

Estamos hablando de una cocina muy sana (todos ellos se abastecen en granjas vecinas o propias) casi todo está hecho a la brasa o a la forma tradicional. Principalmente se come: carne de cordero o lechal, pollo, conejo a la brasa con alioli, entrecots y solomillos a la brasa, verduras a la brasa (espárragos trigueros, berenjenas, setas, calabacines, cebollas, tomates) con salsa romesco, escalibada (ensalada de pimientos, cebolla, calabacín, macerado en aceite de oliva virgen extra), escaixada (ensalada de bacalao con aceite de oliva), embutidos catalanes, crema catalana, miel y mató, revueltos de setas, espárragos.

2689368698_03abd1b4ca

Flickr

Estos restaurantes son invadidos los fines de semanas por miles de familias que desean comer sano y pasar el día en familia, en el campo. Muy recomendable comerse una calçotada en un restaurante del campo, están muy buenos y es un ritual muy divertido.

valls-calcotada

Camels

Claro que además Barcelona te ofrece lugares típicos para comer. Hay grandes cafeterías en donde puedes disfrutar de una rica pastelería en el centro de la ciudad. Restaurantes de comida rápida de gran fama, y restaurantes con todo tipo de ofertas culinarias internacionales para disfrutar de una buena cena con la mejor compañía.

Fuente: sabervivir magazine

Etiquetas: , , ,