Después de desayunar en Sevilla, puedes ir al Palacio de Alcázar, que se encuentra cerca de la catedral, y como es muy frecuentado, tendrás que ir temprano para no hacer tanta fila, al entrar te encontraras rodeado de jardines y fuentes, este edificio del siglo X fue construido por musulmanes durante el periodo de al-Andalus y después fue reconstruido por el rey cristiano Pedro I, quien era llamado Pedro el cruel o Pedro el Justo, dependiendo de quien cuente la historia. Algo que puede convertirse en unas maravillosas escapadas en familia para conocer todos los secretos de Sevilla.

Ha sido por mas de 600 años una de las residencias oficiales de los Reyes, un edificio realmente hermoso, con una obra de mano moruna. Luego puedes visitar la Plaza de San Francisco, en donde esta el ayuntamiento. Puedes descansar y seguir tu recorrido por la barroca capilla de San José, y al final de la calle parar a la confitería La Campana, que data de 1885, solamente ten cuidado en no comer demasiados dulces, ya que es una tentación que pocos podrán aguantar.

Si deseas llevarte un recuerdo de tu viaje, ve al barrio de Triana en donde hallaras varias cerámicas de distintas fábricas. En la noche ve a Doña Elvira que se dice fue la casa en donde nació el gran amor de Don Juan Tenorio: Doña Inés.

Un tip es hospedarse en un lugar céntrico para poder caminar y tener todas las bellezas de esta ciudad a tu alcance o bien rentar un carro para no demorar tanto en los traslados. En Semana Santa algunas líneas aéreas como American Airlines, ofrecen viajes a muy buenos precios.

Imagen: Triana

Información: Coleccion de Enciclopedias Atlas

Etiquetas: , , ,