Un vaho inexorable de tradición y cultura, una franja luminaria detenida en el tiempo y recayendo sobre la vista al tiempo mismo que la religiosidad invade como una manta inmensa y transparente el clima del pueblo que ahora se desenreda en horas de fiestas y celebraciones. Su nombre es Sauceda, forma parte de la Comarca de Las Hurdes de Extremadura, España (ver hoteles en España) y su principal encanto es la apacible tranquilidad y su inmejorable tiempo.

Foto: Pueblos-España

Cruzar los campos trasgrediendo los cultivos al compás de dos brazos que aletean insufribles para hacerse paso, reconociendo la naturaleza en cada trote por las montañas borrascosas, sucumbiendo al poder incontenible de la belleza de los bosques de sauces, con delicadeza deslizar la mirada al horizonte, desde los pies en la tierra y contar con un panorama exquisito y asombroso. Un atardecer anaranjado tiene la capacidad de quitar el aliento y sonrojar el alma, sin lugar a dudas una aventura que se sumerge  entre el colorido paisaje y la asombrosa euforia de aventura rural.

En un tiempo en que el medio ambiente es menos consentido que un niño malcriado, en una época en la que la vida diaria rivaliza durante el horario activo entre humos contaminantes, olores repulsivos y panoramas de concreto y edificios interminables; un escape a la naturaleza seguramente puede venirle bien a cualquier sujeto de ciudad, especialmente si es uno de esos acostumbrados al ritmo incesante y estresante de las oficinas, de los semáforos y las aceras embotelladas de cientos de otras personas que cruzan rumbos distintos y se pierden en el apuro y la vida de prisa.

Foto: Pueblos-España

El pueblo de Sauceda resulta un lugar formidable, un paraíso en medio de tanto concreto y coches, un lugar extraordinario para vivir una experiencia  distinta, donde la naturaleza, el medio ambiente y la calma reinan como patrones en casa, donde el contacto con la ecología puede resultar seguramente un baño de reconfortable energía, un económico y reconstituyente contagio de vitalidad y pasión por la vida.

La religiosidad del pueblo se detalla en sus caminos, en sus aceras y sus pasos comunes que delatan esa ferviente creencia a las vírgenes y los santos, en Sauceda lo pintoresco crea otro mundo, otro universo tallado con armoniosa tradición en cada recóndito lugar que forma parte del pueblo.

Foto: Pueblos-España

La iglesia como centro y punto de encuentro para las festividades, las acostumbradas carreras de burros que contagian de la alegría y el apetito que también se abre y se deleita con los extraordinarios postres del pueblo, una de sus atracciones principales, sus sorprendentes y deliciosos licores preparados a base de miel, por sobre too, la belleza de sus paisajes, que a manera de mujer encantadora, se insinúan deleitando la vista del visitante, para terminar cautivándolo e invitándolo a recorrerla.

Etiquetas: , , , , ,