Uno de los destinos turísticos más hermosos de España es Asturias. Si quieres hacer una escapada para estar en pleno contacto con la naturaleza y disfrutar de unos paisajes increíbles, esta puede ser una buena opción. Si te animas a ello, puedes comenzar haciendo un viaje por la zona más al este, donde se encuentra la localidad de Ribadesella, una preciosa ciudad de costa.

Ribadesella es una ciudad costera de la zona oriental de Asturias. Está a unos 80 kilómetros de Oviedo, capital de Asturias, y a 118 kilómetros de Santander, capital cántabra. Viendo las imágenes, es indiscutible su belleza. Pero nada como verlo en persona para poder captar más de cerca cada detalle de este rincón asturiano.

Una ciudad dividida en dos

La localidad de Ribadesella se encuentra dividida en dos por el río Sella. Éste es también un río famoso, en el que cada año se celebra el mundialmente conocido descenso del Sella. Esta ciudad costera tiene dos partes claramente diferenciadas. Por un lado, a la derecha del río se encuentra la parte más antigua de la ciudad. Suele ser la zona más visitada por los turistas, ya que es donde están los monumentos y demás atractivos turísticos.

Al otro lado del sella, las calles dejan de estar peatonalizadas. Es una zona residencial, de construcción más reciente. Es en esta zona en la que se encuentra la enorme playa de Santa Marina, la cual sale reflejada en prácticamente todas las fotografías que se toman de la ciudad.

Turismo por Ribadesella

Además de dar una vuelta por la zona más antigua de la ciudad, puedes pasear también por el “Paseo de la Grúa”. Se encuentra en el extremo oriental de la ría, y merece la pena caminar por él, ya que puedes ir disfrutando de las vistas panorámicas.

Al final del paseo se encuentra el monte Corberu, al que es posible subir por unas escaleras. En lo alto hay una pequeña ermita, la Ermita de la Guía. Desde lo alto las vistas hacia el Cantábrico y hacia la ciudad, son impresionantes. Se puede ver una panorámica de toda la playa y las montañas al fondo en la zona sur.

Playas de Ribadesella

Las aguas de las playas del norte de España, no siempre tienen la temperatura perfecta para el baño. El mar Cantábrico es más frío que el Mediterráneo, pero si eres valiente, puedes bañarte sin ningún problema. Si viajas en los meses de verano, se agradece ese frescor del baño.

La playa urbana de Ribadesella es la de Santa Marina. Tiene algo más de 1 kilómetro de largo, por lo que nada de aglomeraciones de turistas. Es la más popular entre los turistas, quizá por su fácil acceso y sus dimensiones.

Lo mejor de este lugar es que guarda un preciado secreto, unas huellas de dinosaurio. Se encuentran en el extremo occidental, al bajar un acantilado. El problema es que estos rastros de pisadas de saurópodos, únicamente pueden ser vistas a ciertas horas del día, dependiendo de las mareas.

En la zona este de la ciudad también hay otras playas. Son de menor tamaño y el acceso es algo más complicado, ya que sólo se puede llegar a pie. Pero es precisamente esto, lo que las convierte en lugares más tranquilos. Está por ejemplo la cala de La Atalaya, de unos 100 metros de longitud, o la playa de Arra, situada entre acantilados.

Cueva de Tito Bustillo

Además de sus playas, otro de los atractivos turísticos de Ribadesella, son las Cuevas de Tito Bustillo. Se trata de un conjunto de galerías repletas de pinturas con más de 25.000 años de antigüedad algunas de ellas.

En este vídeo puedes ver más imágenes turísticas de Ribadesella.

Y si también deseas conocer otros magníficos lugares de España, te aconsejamos los más económicos vuelos Alicante online con Viajar.com, o bien los vuelos a Ibiza online, para que así disfrutes de lo mejor del sol y la playa.

Estos artículos también pueden interesarte:

Fuente de imágenes: sobreasturias.com

Etiquetas: ,