Víctima de la enfermedad de la gota, Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico, regresó a la tierra de su madre en una travesía en barco desde Flandes hasta Laredo, con el propósito de curarse en una comarca de la que le habían recomendado por su buen clima y alejada de las grandes ciudades, aquella era la comarca de la Vera. Luego de más de un mes de recorrido, llegó hasta Jarandilla de la Vera, donde se hospedó en el Castillo de los Condes de Oropesa a la espera de la finalización de las obras de la casa palacio que mandó construir junto al Monasterio de Yuste, cercana a la localidad de Cuacos de Yuste. El emperador y rey, que meses antes había abdicado a favor de su hermano Fernando y su hijo Felipe II, permaneció en este plácido lugar durante un año y medio acompañado por la orden de los Jerónimos.

Monasterio de Yuste por melytta 

Actualmente, el monasterio -reconstruido sobre las ruinas del antiguo monasterio- es un destino muy concurrido por los turistas que desean empaparse de historia y recorrer los mismos caminos que Carlos I recorrió antes de morir. El año 2007 significó para el Monasterio de Yuste, su inserción al exclusivo círculo de Patrimonios Europeos. Esta distinción se otorga a bienes culturales, monumentos y todo lugar que represente interés cultural o histórico en Europa con el fin de protegerlos y promocionarlos.

Monasterio de Yuste 3 por Sindy Nero

La arquitectura del Monasterio consta de dos partes, una construida en el siglo XV y perteneciente al convento y la otra parte construida el siglo XVI luego de la llegada de Carlos I y que comprende la casa palacio. El convento comprende tres ambientes: la Iglesia, el claustro gótico y el claustro nuevo, siendo este último de estilo renacentista pero de organización semejante al claustro gótico. La casa palacio que mandó a construir Carlos I es sencilla y predomina el ladrillo, la mampostería y la sillería como materiales más usados en su edificación. Dentro del poco mobiliario de la época que aún conserva la casa, se destaca el reloj de bronce y playa, realizado por Jeremías Metzger. Uno de los estanques construidos en el monasterio fue responsable indirecto de la muerte de Carlos I. ¿Puedes creerlo? Un mosquito salido de las aguas estancadas picó al ex emperador, lo que le provocó paludismo, muriendo tras un mes de fiebres y agonía. Apostamos a que no sabías es dato!

Etiquetas: , ,