Los acantilados de la playa El Bocal, de Santander, se preparan para acoger una nueva edición del Quiksilver La Vaca Gigante 2012 que ya comienza el período de espera de la ola gigante que todos los años aparece frente a las playas santanderinas entre los meses de noviembre y marzo. En cualquier caso, no olvides que si aún quieres seguir disfrutando de lo mejor del sol y de las playas españolas, te recomendamos hacerte con algunos buenos viajes Islas Canarias.

La Vaca Gigante fue surfeada por primera vez en 2006 por dos jóvenes cántabros, Oscar Gómez y Luis García, quienes en ese entonces no sospechaban siquiera que su descubrimiento alcanzaría tan grande repercusión.

Bautizada así en virtud de la significativa presencia de ganado bovino en las praderas adyacentes, La Vaca es ‘mucho más que una rompiente’ ya que el la irregularidad del fondo marino se traduce “en una rotura irregular de las olas, por lo que los riders tendrán que demostrar toda su pericia a la hora de elegir la mejor ola”, señala Antonio Espejo, investigador del Instituto de Hidráulica Ambiental IH de la Universidad de Cantabria.

Asi y todo, La Vaca es impredecible, caprichosa y no siempre mantiene constantes sus necesarios 5 metros de altura, tal como sucedió en la edición del año pasado cuando el evento se reconvirtió en una exhibición extrema.

La novedad de este año radica en la participación de 24 surfistas internacionales en vez de los habituales 16, y entre los seleccionados se encuentran nombres como el sudafricano Jaremy Hohnson, el británico Mitch Corbet, o los ganadores de las dos últimas ediciones, Joao Mzcedo y Gabe Davis. La representación local estará a cargo del internacional cántabro Pablo Gutiérrez o el vasco Ibón Amatriaín.

La organización monitorizará las previsiones de oleaje de La Vaca Gigante para, con 48 horas de antelación, anunciar la jornada en la que se disputará el evento.

Con un prize money de 10.000 euros, la capital cántabra consolida la prueba más importante del surf de olas grandes que inaugura su período de espera.

Fotos: Quiksilver

Etiquetas: , ,