Salamanca es un destino muy visitado durante los meses de invierno. A pesar del frío y el clima, el hecho de no tener playa en esta provincia hace que los visitantes busquen más cultura y otro tipo de turismo en  sus vacaciones. Además, es un lugar perfecto para escaparse aunque sea durante un fin de semana, por lo que si buscas un lugar donde desconectar un par de días, Salamanca es un lugar perfecto.

De vez en cuando, necesitamos un respiro del día a día, y planeamos para el fin de semana un pequeño viaje para conocer mejor nuestro país. Podemos aprovechar la temporada baja y buscar Hoteles en Salamanca, porque seguro que existen ofertas de lo más atractivas para nuestro alojamiento.

Qué ver en Salamanca

A pesar de que la estrella de la ciudad de Salamanca es la Universidad, tenemos multitud de lugares que nos harán conocer mejor la ciudad y empaparnos de la cultura de Castilla y León. El casco histórico, donde está situada la ciudad universitaria, es un punto turístico indiscutible en esta ciudad. Las calles, antiguas y con una arquitectura impresionante hacen que casi sea imposible mirar al suelo, debido al asombro que produce la magnificencia de sus edificios. Muchos de los Hoteles en Salamanca se ubican en esta zona, por su gran atractivo turístico.

Ya que estamos hablando de cultura, una buena visita sería el Museo de Art Nouveau. Con varias colecciones de vidrio, criselefantinas o muñecas, este museo está centrado en el modernismo, un movimiento artístico que se caracteriza por intentar introducir elementos de la naturaleza. De esta forma, encontraremos broches con formas de libélulas, lámparas de vidrio con dibujos de mariposas, o hierro forjado asemejándose a las ramas de los árboles. Todos los amantes del arte en general y del Art Nouveau en particular no deben perderse este sitio.

Un curioso sitio para visitar es la Casa de las Muertes. Su nombre se debe a las calaveras que hay talladas en la fachada. Realmente no tiene mucha más historia. En la época en la que se construyó, nadie quiso comprar la casa debido a esas figuras, pensando que daban mal fario, por lo que se decidió cambiar las calaveras por unas esferas. Aún así, el 1963 se decidió volver a cambiar el edificio, y volver a poner las calaveras originales. Resulta curioso ver este edificio, porque las calaveras siguen siendo hoy en día un elemento muy inusual en la arquitectura española.

Si necesitas descansar durante una larga jornada de turismo en Salamanca, lo mejor es que te sientes a respirar en el Parque de los Jesuitas. Está considerado como el pulmón de la ciudad, debido a su variedad en especies de árboles y plantas. Si traes tu cámara de fotos, podrás captar algunos de los paisajes más impresionantes de la ciudad. Es común ver a mayores haciendo ejercicio en este lugar, así como dar un paseo disfrutando de la naturaleza.

Los paseos por Salamanca son de lo más románticos. Ir con tu pareja también es una buena elección. El río Tormes propicia un paisaje espléndido para una tarde en pareja. Con unos parques ajardinados y varios puentes en buen estado, el paisaje puede resultar especialmente bello en la salida del sol o en el atardecer. Pasear por sus parques, que están muy bien acondicionados, y pasar la tarde ahí es una buena actividad para los que creen haberlo visto todo en Salamanca. Si vas en verano, y haces una ruta por el recorrido del Tormes estás de suerte, porque hay zonas específicas donde puedes disfrutar de un baño en el río y pasar un día en alguna de sus playas fluviales.

embedded by Embedded Video

YouTube Direkt

Puedes ver otras ciudades de España, visitando estos artículos:

  • Conocer Oviedo
  • Donostia – San Sebastián
  • El valle de Arán
  • La Puerta del Sol
  • Fuente de fotografías: esnvigo, diario.usal

    Etiquetas: , ,