Publicado por: María Belén-

Puntualmente, como cada año, el 17 de enero llega la Festividad de San Antoni una de las celebraciones más tradicionales de las Islas Baleares, cuyo origen se remonta a la antigua sociedad balear. Recuerda hospedarte en los excelentes hoteles baratos en Mallorca, aunque luego también puedes viajar un poquitín más y encontrar buenas ofertas de vuelos baratos a Ibiza.

Muy arraigada en las costumbres populares, proviene de la época de cuando la gente se encomendaba a San Antonio, patrón de los animales domésticos, para solicitarle protección de los animales útiles en los trabajos del campo.

Con el correr del tiempo, las primeras maneras de venerar al santo fueron evolucionando y modificando su manera de expresarse hasta convertirse en la fiesta que hoy llega hasta nosotros. Pero, más allá de las formas no ha perdido la esencia de su razón de ser: venerar al santo y pedir protección para los animales.

Los pueblos de toda la isla se suman a la fiesta pero los que más se destacan son sa Pobla, Artà o San Joan donde, además y a diferencia de las demás localidades, el día de San Antonio es festivo.

La celebración es espléndida y el espectáculo de la multitud congregada alrededor de las hogueras (foguerons) resulta sorprendente. La gente comparte bailes con el Demonio o acude a la iglesia con sus animales para recibir la bendición (Beneïdes) del benevolente santo.

La fiesta se inicia la víspera de San Antonio, con la llamada Revetla del santo. Por la noche en las principales calles y plazas de los pueblos, se encienden grandes hogueras mientras la gente danza alrededor. Y es que el fuego es el centro de la celebración y simboliza la purificación y la renovación de la vida, el triunfo del bien sobre el mal.

Esa noche se hacen torrades (asados) y todo el mundo comparte llonganisses, botifarrons, sobrassada y otros productos típicos como la espinagada típica de sa Pobla. La música de los xeremiers suena incansablemente durante toda la noche, una noche mágica donde se realiza el tradicional Baile de Demonios, uno de los mayores atractivos. El baile representa las tentaciones del Demonio que San Antonio glorioso tuvo que superar con frecuencia.

La jornada que sigue se hace más seria cuando, después de la misa, las gentes del lugar y pueblos cercanos, acercan sus animales para recibir las Beneïdes: canarios, jilgueros, perros, gatos, cerdos y gallinas, hasta asnos y caballos, todos los animales domésticos esperan ansiosos en el mismo lugar sagrado, al salir de misa, que San Antonio vele por ellos.

En muchas otras localidades, continúa la fiesta con desfiles de carrozas, decoradas con motivos rurales y alusiones a la vida de San Antonio.

Fotos: El mirador de Reme

Etiquetas: