El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha es sin lugar a dudas la obra más representativa del idioma castellano en la literatura universal. Cervantes creó a un personaje inolvidable que con su idealismo y locura trató de ganarse el corazón de su amada Dulcinea de El Toboso. Fuera de la ficción de Cervantes, Dulcinea – o como le llamaba el Quijote: Dulce Ana- fue realmente una mujer llamada Ana Martínez Zarco de Morales que vivió en la ciudad de El Toboso junto a su hermano Don Esteban y conformaban una de las familias más ilustres de la localidad. La casa en la que presuntamente vivieron es hoy un museo donde se puede apreciar la arquitectura propia de la época y revivir mediante la imaginación a la amada dulcinea de El Quijote. La Casa de Dulcinea fue comprada por el Ministerio de Educación español y estuvo durante algunos años en proceso de restauración  hasta su apertura al público el 15 de octubre de 1967. En la fachada se pueden ver los escudos de la familia Martínez Zarco de Morales y conforme se ingresa se retrocede en el tiempo hasta la era cervantina. El Museo Casa de Dulcinea de El Toboso consta de tres plantas y dependencias clásicas de la época como el molino, la bodega, los patios, los corrales, los pozos, etc. Todo en perfecto estado luego de la restauración.

Una moza labradora por hect 

El recorrido por la imaginación de Cervantes prosigue junto a la Iglesia de la localidad, donde se ubica el Museo Cervantino, un enorme caserón tradicional que abrió sus puertas en 1983. En la sala principal del Museo nos espera la vieja mesa de Cervantes donde el autor español dejaba a la pluma en manos de su imaginación. Un pequeño busto de Cervantes lo inmortaliza y lo hace dueño de todo el recinto. Sin embargo, lo más impresionante del Museo es la extensa colección de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha. El total supera las 300 ediciones, la mayoría provenientes de diferentes partes del mundo y en distintos idiomas. La colección se inició cuando en 1927, el por entonces alcalde de El Toboso, Don Jaime Martínez-Pantoja Morales pensó en pedirle a los embajadores de España en cada rincón del mundo, una edición de El Quijote editada en el país donde se encontraban sirviendo, con su firma y de ser posible con la firma del propio presidente. Así fue como las ediciones de El Quijote fueron llegando hasta formarse la colección actual. Otras rarezas encontradas en la Biblioteca del Museo son las ediciones enviadas por el General Franco, Salvador Dalí y el ex dictador argentino Juan Domingo Perón, entre otros célebres personajes.

 

Casa-Museo Dulcinea por Funksturm 

Estos dos recintos están enclavados en el mejor lugar donde pudieron establecerse, el centro imaginativo de Cervantes, El Toboso. Este pueblo manchego está ubicado en la provincia de Toledo y además de ser muy visitada por los que gustan de recorrer la ruta del Quijote, posee otros elementos que la hacen un pueblo entrañable. Su arquitectura incluye la Iglesia de San Antonio Abad, Convento de Trinitarias y el Museo de Humor Gráfico Dulcinea.

Etiquetas: ,