Dentro de nuestro país hay regiones verdaderamente afortunadas, en el sentido turístico, y son objeto de deseo -por igual- de agencias de viajes y aventureros. Otras, sin embargo, y a pesar de contar con atractivos para dar y tomar, no acaban de encontrar un merecido espacio dentro de las rutas más sugeridas. Vamos a desvelarte en nuestro artículo de hoy algunos motivos por los que perderte en cualquier rincón de la región de Extremadura puede ser una de las experiencias más bonitas de tu vida, al descubrir un legado histórico y unas gentes que, de verdad, merecen la pena guardar en tu recuerdo.

Teatro romano de Mérida

Imagen: laesferamusical

Razones no le faltan a Extremadura…

La cuna de Francisco Pizarro, Hernán Cortés o Núñez de Balboa tiene motivos más que suficientes para convencer. La principal razón por la que uno se siente “como en casa” en Extremadura es la sensación que te transmiten sus gentes, siempre dispuestas a brindarte ayuda y a hacerte la estancia más agradable. Una percepción de seguridad que nunca abandonas, ya estés en la urbe más poblada como en una pequeña población ganadera. Si hay que añadir un “pero” a plantearse un viaje a esta región española es que quizá adolece de una mejor infraestructura en comunicaciones, pero ya se sabe que “querer es poder”, así que si lo que quieres es verdaderamente disfrutar tómate en ello una aventura y comprobarás que ha merecido la pena.

Valle del Jerte

Imagen: blogdeDoris

Rutas, monumentos y ciudades para no olvidar

Hay que recordar, no obstante, y para hacer justicia, que hay nombres mundialmente conocidos que tienen su origen en esta región. La más que conocida vía de la plata, cuyo objetivo era servir de enlace con las tierras del norte y la vecina Sevilla, fue una ruta que abrió a la región al comercio. Hoy en día su simbolismo se acerca al sentido religioso, formando parte del camino de Santiago. No podemos olvidar al Valle del Jerte, objetivo de propios y extraños, sobre todo en primavera, para presenciar el maravilloso espectáculo visual de la floración de los cerezos, o la zona de la Vera, espacio natural de incalculable valor en biodiversidad. Por otro lado, no hay que dejar atrás el hecho de que uno de los anfiteatros romanos más antiguos de todo el mundo se encuentra en Extremadura, y más concretamente en Mérida, y es cuna de un reputado Festival de teatro y base de una exposición sobre arte romano que desde 1993 es, en su conjunto, Patrimonio de la Humanidad.  Ciudades para no perderse: Trujillo, homenaje a su hijo predilecto, Francisco Pizarro, Guadalupe, centro de peregrinación universal, Cáceres y, por descontado, Badajoz.

pimentón de la veraJamón, jamón…

Y queso, y carnes de reconocido prestigio, y el pimentón de la Vera, no en vano considerado el mejor del mundo,…  Al ser región de interior, la gastronomía extremeña se centra en las carnes (principalmente el cerdo)  y productos de la huerta. La producción cárnica goza de una excelente reputación por la crianza del cerdo ibérico, siendo los jamones de Montánchez los más conocidos. Alimentos algunos que, por otro lado, tienen su propia denominación de origen como el ya nombrado pimentón de la vera, o la torta del Casar, un queso de especial textura que hace las delicias de entrantes, aperitivos y meriendas.

No hemos mencionado más que una mínima parte de todo lo que Extremadura tiene para ofrecerte, pero pensamos que motivos más que suficientes para decidirte a planear unas vacaciones en esta preciosa y encantadora región que tiene mucho, muchísimo más, por conocer.

Más propuestas para conocer España en estos enlaces:

- De escapada en Santander

- Trekking Sierra de Gredos

- Conocer Oviedo

Etiquetas: , , , , ,