Publicado por: María Belén-

Castilla y León vive la Semana Santa a todo lo alto y para complementar la oferta turística ‘Una Semana Santa de diez’, la Conserjería de Cultura y Turismo, en colaboración con las Diócesis de Castilla  León y los patronatos de turismo, abre las puertas de 375 monumentos durante la Semana Santa.

Situados en los entornos de las 22 localidades con Semana Santa declarada de Interés Turístico, la Consejería lanza el programa Apertura de Monumentos que, además de incrementar el atractivo del municipio durante la festividad religiosa, potencia la relación entre la riqueza patrimonial de la Comunidad y el turismo.

Este programa, iniciado en el año 2004, se viene desarrollando esforzada y continuadamente para ampliar de manera progresiva el número de templos abiertos a las visitas: de las 342 iglesias que formaron parte del programa en el periodo de Semana Santa de 2012, en el que se registraron 266.758 visitas, se ha pasado en 2013 a 375 monumentos abiertos.

El programa Apertura de Monumentos para la Semana Santa 2013 recoge, a través de 13 programas o rutas por áreas geográficas, la posibilidad de disfrutar de 375 monumentos abiertos durante 10 días, del sábado 23 de marzo al lunes 1 de abril, con horarios de apertura de 11.00 a 14.00 y de 16.00 a 19.00 horas (salvo indicación).

Esas 13 rutas abarcan algunas de las zonas monumentales o áreas temáticas más destacadas de Castilla y León, muchas de ellas declaradas de Interés Turístico Nacional e Internacional.

Se abre la posibilidad de visitar templos de estilo Románico Norte y Románico Sur, conocer el arte mudéjar, parajes mágicos, seguir el cauce del río Duero y visitar bodegas del entorno. Museos, visitas guiadas, conciertos o actividades didácticas… todo eso y mucho más te aguarda en Castilla y León para celebrar la Semana Santa.

¿Deseas disfrutar también del sol y la playa en esta Semana Santa? Te aconsejamos optar por los mejores hoteles en Benalmadena a pie de playa, o bien por los hoteles en Matalascañas en primera linea.

Foto: El Economista

Etiquetas: , ,