La parte final del camino de Santiago nos lleva por supuesto hacia la final y mágica parada de Santiago de Compostela. Pero antes de terminar nuestra hermosa ruta, podemos detenernos en Arzúa, un pequeño pueblo donde encontraremos un hermoso paisaje combinado de bosques y de ríos, lleno de campos frutales, rutas especiales para caminatas y ciclismo y un hermoso legado cultural de la antigüedad, mezcla de tradiciones portuguesas y españolas.

En Arzúa podemos visitar en gran museo viviente Do Mel, donde se exhiben las mejores obras de arte de España y Portugal y los grandes descubrimientos arqueológicos de la zona. El bello castillo de Fruzo es una visita imperdible de esta parada porque se trata de uno de los tesoros más antiguos de este tramo y uno de los más visitados. En Arzúa encontraremos muy buenos hospedajes y restaurantes para detenernos durante la noche antes de llegar al final del recorrido.

Ya al llegar a Santiago de Compostela podremos comenzar nuestro recorrido por la gran Catedral de Santiago, casi el centro de toda la actividad turística de la zona, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Es realmente una de las catedrales más bellas y famosas del mundo por sus imponentes detalles arquitectónicos y por ser un símbolo de lucha de los cristianos españoles contra las invasiones islámicas. Todo el casco histórico de Santiago está reconocido como uno de los más bellos del mundo por su hermosísimo diseño, su gran historia cultural y sus actuales influencias de las culturas romanas, musulmanas y portuguesas.

Finalmente, en Santiago de Compostela encontraremos el verdadero espíritu de nuestro viaje y podremos realmente concluir la gran ruta de Santiago con todos los intercambios y aprendizajes. Su arquitectura, su enorme encanto y belleza y su gran tradición histórica se mostrarán como una gran conclusión de toda una ruta de legados, culturas y costumbres diversas, todos ellos como parte de un hermoso e inolvidable viaje por la bella España.

Etiquetas: ,