Desde Villandangos del Páramo, donde podremos descansar y pasar la noche, llegamos a la hermosísima ciudad de Astorga, coronada por las montañas a su alrededor y su pequeña urbe rural que nos recibirá con los brazos abiertos.

Este el primer punto donde el terreno comienza a quebrarse y los cerros comienzan a aparecer en torno a los pueblos de nuestra ruta. Aquí podemos realizar deportes de alta montaña, escalar el cerro y los dificultosos montes de León, realizar un recorrido en bicicleta por la zona de los montes y practicar trote por el camino a la subida, donde habrá paradores para desayunar o almorzar durante el día. Recomendamos no dejar de probar el chocolate y la mantecada, dos de las exquisiteces típicas de Astorga.

Para continuar nuestra ruta iremos hacia Rabanal del Camino y Foncebadón, donde podremos escalar el Foncebadón a más de 1400 metros. Allí podremos contratar un equipo de guías que realizan los ascensos por la montaña y que también ofrecen distintas actividades deportivas para disfrutar durante el recorrido. Es importante llevar un buen calzado porque el terreno es muy pedregoso y podremos dificultar nuestro ascenso sino contamos con buenas zapatillas o zapatos de montaña.

Luego avanzaremos hacia Ponferrada, un hermoso pueblo lleno de encanto y tradición que nos ofrecerá un confortable descanso después de las actividades de montaña, un bello recorrido por el centro del pueblo (donde podremos comprar artesanías, dulces y vinos) y una hermosa arquitectura medieval que nos impactará desde el comienzo de nuestra estadía.

Etiquetas: ,