La práctica de recorrer la ciudad en ropa de playa es una costumbre que el Ayuntamiento de Barcelona (descubre las mejores ofertas de viajes para conocer los más económicos vuelos Barcelona) trata de corregir desde hace tiempo. Ya en mayo del pasado 2010 inició una campaña de concienciación ciudadana para tratar de convencer a residentes y turistas para que vistieran con decoro en los lugares públicos.

La campaña ‘Respecte per tots’ (Respeto para todos) instaba a ‘exhibir un pictograma para vestir bien’ en lugares públicos, mercados, museos u oficinas.

En esa oportunidad, la fuerte polémica provocada por la aprobación de una probable normativa dejó durmiendo el proyecto que, ahora sí, se ha convertido en ley y que entrará en vigor en la semana de las elecciones municipales del 22 de mayo.

La ordenanza no permitirá el nudismo en la calle y el seminudismo, entendido como pasear ‘sólo en bañador o piezas de ropa similares’ y así lo explica el apartado 2 del artículo 74bis cuando dice que “queda prohibido transitar o estar en los espacios públicos sólo en bañador o una otra pieza de ropa similar, excepto en las piscinas, playas y los otros sitios donde sea normal o habitual estar con esta pieza de ropa”, como lo son los paseos marítimos.

La Guardia Civil será quien se encargue de advertir a quienes infrinjan la norma y, en caso de no acatarla, los infractores serán sancionados con multas que oscilarán entre los 120 y 500 euros. Esto es, entre 300 y 500 euros para quienes paseen desnudos o casi desnudos en espacios públicos, en tanto que  quienes sean sorprendidos semidesnudos en zonas cercanas a la playa deberán pagar entre 120 y 300 euros.

Una campaña informativa irá advirtiendo a los habitantes y turistas de la ciudad condal para que no se vean sorprendidos cuando la norma entre en vigencia aunque, seguramente, no tardaremos en escuchar voces de protesta.

Vía: Diario del viajero

Etiquetas: , , ,