Si quieres conocer la ciudad de Banyoles debes dirigirte hacia la provincia catalana de Girona (ver hoteles en Girona), específicamente dentro del perímetro de la comarca de Pla de L`Estany.  Antes de iniciar el recorrido es preciso contarte algunas cosas sobre el lugar. En primer lugar es interesante saber que Banyoles cuenta con alrededor de 16,000 habitantes, en una extensión de tierra no mayor a los 11 kilómetros cuadrados. Bastante gente para tan poco espacio ¿No te parece? 

El encanto y belleza de Banyoles la ha llevado a convertirse en un centro turístico por excelencia, y toda una delicia para todas aquellas personas que tienen el privilegio de gozar de sus atributos.  Vale la pena mencionar que el clima aquí es prácticamente mediterráneo; sin embargo, debido a su cercanía con zonas montañosas, posee algunos matices que la alejan detener un clima netamente de este tipo. Para que estés al tanto de qué tipo de ropa llevar te contamos que los inviernos en esta localidad son bastante fríos, y sus veranos son muy calurosos. Asimismo debes tener en cuenta que Banyoles además se destaca por tener un clima de una humedad bastante elevada, y sufre durante las épocas de primavera y otoño de abundantes lluvias. No olvides llevar un paraguas si piensas visitar la zona durante esta temporada! 

Este lugar ofrece a sus visitantes una extensa lista de actividades a realizar. Entre ellas destaca la práctica de deportes acuáticos, sobre todo la del remo y piragüismo, que trae año a año a muchos entusiastas de estos deportes. Los turistas pueden gozar, además de los excitantes deportes acuáticos, de actividades más relajadas como la visita de los diversos monumentos históricos que aquí se guarnecen. Entre lo que más podría destacarse de Banyoles, es la existencia de numerosos ejemplos de lo que es el estilo gótico catalán. Este estilo se ve magistralmente revelado en construcciones como la Iglesia de Santa María dels Turers, la cual fue construida entre los siglos XIII y XIV. Además de ella, la Pia Almoina, un edificio ubicado en el Museo Arqueológico, así como la Loja del Tinte, son otros ejemplos magníficos de este estilo de arquitectura. Otra construcción que tampoco debería dejar de visitar es el Monasterio de Sant Esteve, construido durante el siglo IX, el cual también posee un inconfundible estilo gótico. 

Pero si hay algo que en realidad este pueblo tiene como emblema, debería ser el fabuloso Lago de Bañolas. Este lago y su cuenca lacustre han sido considerados como el conjunto cárstico más extenso de toda la península Ibérica, dándole, de esta manera, un valor al sistema medioambiental importante, y que la convierten en una de las joyas de la localidad.

Etiquetas: , , , ,